Biografía

A mediados de los ’90 la convertibilidad económica había sumido a la Argentina en una suerte de burbuja que corrompía la percepción de la realidad: de repente el país pasaba de sufrir la peor crisis inflacionaria de su historia a ser miembro del selecto primer mundo. Por eso es que todavía resulta sorprendente que en ese mundo, en el que era mas rentable traer un artista extranjero que producir a uno local, surgiera una adolescente del interior revoleando el poncho de la mano de un hit que hablaba de Atahualpa Yupanqui. Soledad, la responsable de esa hazaña, marcó un antes y un después para el folklore cuando apareció en 1996. Con su irrupción en las FM más populares, los Backstreet Boys comenzaron a convivir con el bombo legüero y las guitarras de A don Ata, el tema con el que la Sole llegó a la fama. Estos argumentos parecen ser mñas que suficientes para reconocerle a esta chica de sonrisa enorme la condición de auténtico fenómeno popular.
soledad-261Soledad Pastorutti nació un 12 de octubre de 1980 en Casilda, una ciudad del sur de Santa Fe. Sin embargo, su verdadero pago es Arequito, un pueblo vecino, en una región que se caracteriza por ser una de las principales cuencas sojeras del país. La familia Pastorutti, ese núcleo sólido en el que siempre se sostuvo Soledad, se completa con sus padres, Omar y Griselda Haydée Zacchino, y Natalia, su hermana dos años menor. Omar, que en ese entonces era mecánico, es quien le inculcó el amor por la música y el que impulsó la carrera de su hija cuando era una niña. No pocos deben tener aún fresca en la memoria la imagen de una Soledad de ocho años que derrochaba simpatía desde el escenario de la Fiesta de la Soja de su pueblo. Tiempo despues la chica comenzó a fatigar el circuito de festivales folclóricos del interior. Ese trabajo a pulmón, que incluía a toda la familia, rindió sus frutos en 1995 cuando Soledad llegó por primera vez a la localidad cordobesa de Cosquín, sede del festival folclórico más grande del país. La cantante se presentó en las peñas que circundan el predio municipal, pero siempre en el ámbito no oficial, aunque esto no fue un impedimento a la hora de concentrar la atención del público. Fue en ese peregrinar nocturno de empanadas y música que Soledad selló un vínculo fundamental para su carrera: una de esas tantas peñas que encendían la noche cordobesa estaba a cargo del compositor César Isella -ex miembro de Los Fronterizos, figura del Nuevo Cancionero, y creador de piezas fundamentales como Canción de las simples cosas y Canción con todos. Omar Pastorutti se acercó a él y le habló de su hija. Desde ese entonces Isella se convirtió en su padrino artístico. A la experiencia en la ciudad del Valle de Punilla le siguió su debut profesional en la Fiesta de la Flor, en Escobar, donde actuó por los viáticos para ella y sus músicos. Ese sería el  último show del que se iría en paz, como cualquier hija de vecino, después tuvo que aprender los trucos de las estrellas para pasar inadvertida.soledad-251
Al año siguiente, 1996, Soledad llegó a Cósquín, no para quedarse recorriendo las peñas periféricas, sino para conquistar el escenario principal. Con tan solo quince años fue la gran sorpresa del festival y se ganó el apodo de Tifón de Arequito. Cosquín fue el primer paso, después llegó la firma con una multinacional y la edición de su primer disco: Poncho al viento. Un tema compuesto por el músico santiagueño Mario Alvarez Quiroga, A don Ata,  fue el elemento que cerró el círculo y a partir de ahí el fenómeno Soledad se desató: Poncho al vientovendó más de 800 mil copias y de la mano de este éxito la cantante realizó una extenuante gira por el interior. Al año siguiente editó un segundo disco, La Sole, que siguió la suerte del primero y que le permitió pisar fuerte en Buenos Aires. Pastorutti hizo estallar el Gran Rex diez veces en ese año, y para fines de 1998 había sumado veinte presentaciones más a lleno total. Sonaba en las FM, aparecía en televisión y sus fans la emulaban revoleando ponchos, remeras y camperas, y tomaban por asalto la Avenida Corrientes cada vez que tocaba. Su público adoptó hábitos más relacionados con el rock o el pop como los clubes de fans y el merchandising.
Si bien en el interior el folclore siempre siguió firme, reinando en las peñas y el gusto popular, no cabe duda de que los 90 no fueron fáciles. Tras la explosión folclórica de los años 60, la edad dorada, y cierto resurgir en los 80, poco era el terreno que había ganado el género. Por eso es que Soledad resultó un viento de renovación: ella volvió a poner el género en boca de los jóvenes. Detrás del Tifón de Arequito, como la bautizaron los medios en aquellos años, se encolumnaron con el tiempo otros artistas como Luciano Pereyra, Abel Pintos, Los Tekis y Los Nocheros (estos últimos ya tenían años de carrera pero despegaron a partir de este nuevo boom folclórico).
Sin embargo, no fueron todos elogios. Se sabe que, tal vez por su condición de expresión cultural atada a la tradición, el mundo del folclore es bastante conservador en ciertos aspectos. A muchos los horrorizó que esa changuita subiera al escenario de la Plaza Próspero Molina revoleando el poncho. Otros arremetieron contra su falta de compromiso y su perfil comercial. Algunos consideraron que no valía la pena ensañarse con ella ya que en algún punto había surgido gracias a la necesidad de cierto público de llenar un vacío. Frente a este panorama, Soledad se refugió en la mesura y rara vez salió a responder: simplemente bajó la cabeza y siguió trabajando. En una nota reciente se reconoció como una mujer de grises y quizás eso la describa muy bien: Soledad está bien con todos, sonríe, es campechana, por donde se la mire parece íntegra e inofensiva. Pero esa imágen de chica pueblerina común y corriente también, en algún momento, se convirtió en un corset indestructible que jaqueó las posibilidades de tomar otros rumbos artísticos.
Hay un dicho que dice que más dificil que llegar es mantenerse, y tiene mucho de cierto. Para su cuarto disco Soledad se encontró en la disyuntiva de apostar a lo suyo o aggionarse y salir a la caza de nuevos mercados. La segunda opción fue la elegida y ese fue el germen de Yo si quiero a mi país. En 1999 Soledad viaja a Miami para grabar su nuevo disco con la producción de Emilio Estefan. Productor latino por excelencia, Estefan estuvo a cargo de exitosos discos de Gloria -su mujer-, Thalía y Jon Secada, entre otros. No había que ser adivino para imaginarse cuál era la paleta de sonidos que utilizaba este productor cubano y mucho menos cuál podía ser el resultado del encuentro con una chica de aspecto sencillo y cándido que estaba en las antípodas de las bombas latinas con las que solía trabajar. Para ese entonces Soledad ya había desembarcado en España  y su compañía ambicionaba verla convertida en una estrella con proyección internacional. Su cuarto opus-Yo si quiero a mi país- resultó  de un cruce de influencias latinas, candombe, chacarera y hasta música brasilera en el que también hubo espacio para clásicos como Amarraditos o El Humahuaqueño. De la mano de este disco Soledad giró por Sudamérica, México, España y Estados Unidos, aunque sin alcanzar la proyección que se esperaba. En una entrevista actual Soledad reflexionó sobre ese período y dijo: “A mi me gusta ese disco. Pero me mataron. Ahora lo puedo entender. Estaba muy expuesta. Yo era la escarapela del folclore y de pronto me llevan a grabar a Miami. ‘¿Qué hace esta piba de Arequito en Estados Unidos? ¡Leña!'”…Y un poco de verdad tiene esta declaración: Soledad se había forjado una imagen de buena chica, con valores de tierra adentro. A su vez estaba demasiado identificada con la iconografía nacional como para pensar que la audacia de Yo si quiero a mi país no provocaría algunos chispazos. Vale recordar que un año antes, había representado a la Argentina en el disco oficial del Mundial de Fútbol de Francia, con el tema Los sueños de todo el mundo, y que en varias oportunidades a lo largo de su carrera fue elegida para participar como una suerte de embajadora oficial en eventos internacionales.
Mucho de esa imagen de inocencia se cristalizó en su única incursión cinematográfica: La edad del Sol (Ariel Piluso, 1999). En la película la Sole hizo de ella misma, una cantante adolescente que renuncia a una gira por España para poder ir de viaje de egresador a Bariloche con sus compañeros. En aquel entonces una de las curiosidades de la película, de la que tomó amplia nota la prensa, era que Pastorutti se había negado a besar al coprotagonista porque no quería que el primer beso de su vida fuera una ficción para la pantalla.
En 2000, después de dos años sin presentarse en escenarios porteños, Soledad llenó el Luna Park en tres oportunidades. Ese mismo año se presentó en Francia e Inglaterra y grabó su quinto  disco, titulado simplemente Soledad. En 2001 volvió a los charts con Tren del cielo, tema que forma parte de su sexto CD, Libre, que contó con la producción de Alejandro Lerner. A partir de entonces comenzó una etapa en la que Soledad intenta tenazmente conciliar el repertorio folclórico con los matices del pop. De la mano del éxito de Libre llegó en el 2002 por segunda vez al Festival de Viña del Mar donde recibió el premio La Antorcha de Plata. A finales de ese año Soledad desembarcó en el Luna Park con un espectáculo compartido con Horacio Guarany.  En medio de todo este trajín la cantante se había desvinculado de César Isella, su padrino artístico y mentor del primer tramo de su carrera. Hombre temperamental y de armas tomar, Isella inició acciones legales contra la cantante por incumplimiento de contraro y lanzó duras declaraciones contra su ex ahijada artística: “Si no fuera por mi seguiría con el poncho con olor a choripán“, dijo en una entrevista publicada en Clarín en 2004.
Cuatro años después de probar suerte en el cine, Soledad se animó a la televisión con el protagónico de la tira juvenil de Cris Morena, Rincón de luz. El papel de la Sole era el de una cándida chica del interior que trabaja en un orfanato y que se enreda sentimentalmente con el joven y rico dueño del establecimiento (interpretado por Guido Kaczka). El inesperado éxito de la obra musical basada en el programa la llevó a presentarse en varias ocasiones en Israel. Animada por esta experiencia, se animó a la conducción con el reality El llamado final, y después siguió despuntado el vicio de la actuación con participaciones en las tiras Los Roldán y Pensionados.
Pese a la agenda frenética a la que estaba sometida entre sus presentaciones y las jornadas de grabación, Soledad decide apostar a un nuevo disco, Adonde vayas.  Producido por el bajista y director musical de su banda, Pablo Santos, el álbum se destacó sobre todo porque siete tracks llevaban la firma de Soledad, que hasta ese entonces prácticamente no había incursionado  en la composición.: aunque escribía desde chica, sus intentos quedaban en el terreno del ensayo secreto en el que ni siquiera entraba su familia. La presentación de Adonde Vayas, fue la excusa  perfecta para colmar el Luna Park.
En 2005, con tan solo veinticuatro años, Soledad festéjó su primer década de carrera. El primer paso fue volver al Festival de Cosquín, el escenario donde se consagró. Luego editó, con producción de Afo Verde, un álbum doble titulado Diez años de Soledad. El año siguiente continuó festejando, pero esta vez el aniversario correspondía a su presentación consagratoria en el Festival de Cosquín. En un show en el que participó Horacio Guarany, Soledad volvió a colmar la plaza Próspero Molina.
Con mas de dos millones de discos vendidos y ya consagrada como intérprete, Soledad parece tomarse la vida con más calma. Es cierto que sigue hablando de forma atropellada como cuando tenía dieciseís años, pero tanto en lo profesional como en lo personal parece haber encontrado el equilibrio. En abril del 2007 se casó con el único novio que se le conoció, Jeremías Audoglio. La pareja se formó siete años antes de llegar al altar, en el colegio nocturno de Arequito, donde ambos terminaban el secundario. Oficializado el noviazgo, Jeremías se sumó como productor al staff de Ecos de la Posta, la productora que fundó Soledad y en la que participa toda la familia Pastorutti. La adultez también le permitió sacar a relucir ese costado femenino que parecía opacado por la imagen de gauchita hiperkinética adorada por el público. Da la sensación de que por fin pudo hacer las paces con el poncho: lo desempolva para los recitales pero a cambio él duerme tranquilo en el placard.
En los últimos tiempos Soledad parece haber desandado el camino que la llevó por rumbos aventurados, y volvió a su primer amor: el folclore. Ya desde la salida de Diez años de Soledad se veía venir que la vuelta era inminente. Por ese entonces comentaba: “Ahora estoy en una etapa más ‘folclorizada’. Volví a escuchar mucho Larralde, Orlando Vera Cruz y Mario Bofill (…)”. Pero el retorno no se circunscribe solamente al aspecto artístico, tiene que ver también con la consideración de la gente y el reconocimiento de los pares. Soledad y Mercedes SosaEn 2008, por ejemplo, compartió el escenario principal de Cosquín con Mercedes Sosa. Esa postal que aplaudió la Plaza Próspero Molina sepultó los fantasmas de una rivalidad que, si alguna vez existió, hoy en día mutó en simpatía y reconocimiento mutuos. Si bien es cierto que Sosa fue crítica con ella en sus comienzos, la relación se reencausó en el 2006 cuando La Negra agasajó a la santafesina con una cena, a lo que la segunda respondió con una invitación a comer tallarines amasados a mano de la nona Pastorutti.
La Soledad modelo 2008 parece haber aceptado que lo que cosechó es loable. Pero ojo: a no confundir la madurez satisfecha con dejar enfriar la maquinaria. Pastorutti volvió a la conducción televisiva con el programa Ecos de mi tierra, una suerte de Argentinísima aggiornado, y recorrió el país como parte de una gira sponsoreada por un hipermercado. En medio de todo esto, edita su décimo álbum titulado “Folklore“, con el cual reivindica su amor por la música que la vio nacer.
A los 28 años parece una artista experimentada que mira de reojo la posibilidad de retirarse y formar una familia en los tranquilos campos de su Arequito natal, lugar del que nunca se desarraigó. Es curioso que al hablar de aquellos contemporáneos con los que ella podría compartir el olimpo de la música popular, la gran mayoría podrían ser sus padres. Soledad puede estar tranquila de que ella entró muy temprano en la memoria popular como un torbellino que siempre dio lo mejor de sí para entretener y emocionar.
Anuncios
  1. Víctor Barta
    24 noviembre 2007 en 6:54 pm

    Soledad sos genial. Gracias por tanto sentimiento en cada canción y por devolverle la alegría al pueblo argentino.

  2. Ariadna
    25 noviembre 2007 en 6:14 pm

    Me encanta este sitio, soy Argentina pero estoy viviendo en Italia y escuchar a la Sole me llena de recuerdos de mi patria. Es una de las mejores artistas que he escuchado, con una humildad que la hace gigante. Grande Sole y ojalá vengas pronto para estas tierras.

  3. adriana
    12 diciembre 2007 en 2:01 pm

    garcias por tus canciones que me llean profundamente , desde que tenia 6 años que te sigo ,
    besos adri

  4. Rodrigo
    21 diciembre 2007 en 11:43 pm

    Hola!!!! soy rodrigo y ando en busca deun tema de Horacio Guarany ( Niña de San Ignacio) Y queria saber si ustedes que son del palo me lo podiasn pasar !!! muchas gracias!!!!

  5. Marta
    5 enero 2008 en 4:46 pm

    Soledad gracias por tanta humildad y por devolverle tanta alegría a la gente!!! Sos única!

  6. bany
    20 febrero 2008 en 4:16 pm

    sole y naty gracias por tantas alegrias con sus incofundibles voces.las amo con todo mi corazon.AGUANTE LA SOLE Y LA NATY AYER HOY Y SIEMPRE…

  7. dante
    1 abril 2008 en 3:21 pm

    cuando vienes a mexico sole ?? sos genial

  8. valeria
    31 julio 2008 en 1:22 am

    hola sole escribrime sos vale

  9. miriam
    8 noviembre 2008 en 5:52 am

    geniaaaaa me acabo de leer toda tu vida sos una grande este pais te ama AMERICA LATINA TE ADORA!!!!!!!! grande soledad!!!!!!!

  10. rocio
    13 marzo 2009 en 3:54 am

    sole eres una persona maravillosa por fuera y por dent

  11. 15 marzo 2009 en 3:22 am

    me re lei toda la bio y me mato la ultima patrque que dice (…) A los 28 años parece una artista experimentada que mira de reojo la posibilidad de RETIRARSE y formar una familia en los tranquilos campos de su Arequito natal(…) y justo hoy estuve viendo el recital de sole en cosquin 2009 que en la apertura dice (…) esta es la decimo tercera vez que subo este escenario y espero que el proximo sea el ultimo(…)
    osea para mi seria muyy loco de mas que sole se retire que va a ser la musica popular sin sole y los recitales tb!
    como mujer que soy tb quiero que forme su familia y tenga hijos pero voy a sentir un gran vacio si sole me deja!…

    asi opino yo nose ustedes!…

  12. Guadalupe
    14 julio 2009 en 7:49 pm

    soy de Mexico y me encantan tus canciones, me gustaría que vinieras muy pronto

  13. lucia
    15 julio 2009 en 9:28 pm

    hola sole:te escribo por que te quiero un moton y gracias por ser como sos y te amooooooooooo con locura y pasion lu

  14. camila
    30 septiembre 2009 en 8:58 pm

    HOLA LA VERDAD NO PUEDO CREER Q SE QUIERA RETIRAR OSEA ESTA BIEN QUE QUIERA FORMAR SU FAMILIA LA ENTIENDI PERO YO CREO Q ELLA PUEDE CON LAS DOS COSAS PUEDE SER UNA GRAN MADRE Y UNA GRAN CANTANTE NO ABANDONES CANTAS SUPER Y SOS LO MAS AGUANTE LA SOLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  15. lino chacin
    5 febrero 2010 en 11:56 pm

    tengo 65 años, soy venezolano, ingeniero petrolero retirado: que refrescante es escuhar una joven como soledad cantar musica de mi epoca con cariño y tan bien.
    felicitaciones!!!!!!!

  16. desiderio de oliveira
    6 febrero 2010 en 2:20 am

    tambien desde venezuela estamos conociendo y disfrutando (via ondirectv) un recital de esta bella joven, expresión del folclore argentino. Nos hace sentir orgullosos de ser latinos y de como nuevas generaciones renuevan el sonido folclorico de nuestros paises, mediante las más variadas fusiones sin perder sus raices y su identidad. Felicitaciones…

  17. soledad
    5 julio 2015 en 1:30 pm

    Amo

  1. 11 junio 2009 en 2:14 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: